Cuando la Tierra Cruje: La Llegada del Fracking a Nuevo León

19732195_1432448443504557_3927558071433851805_n

Por: Alan De Anda

Durante las clases de geografía en la primaria, uno de los principales conocimientos adquiridos es que la región norte de México posee una nula o muy baja actividad sísmica. Por increíble que parezca, esta situación ha cambiado en los últimos años.

Según el Servicio Sismológico Nacional, en Nuevo León solían registrarse no más de 10 sismos anualmente. No obstante, esta cifra comenzó a aumentar súbitamente al reportarse 75 eventos en 2012, 85 en 2013 y 90 en 2014. Posteriormente, la actividad se redujo a 48 en 2015 y a 24 en 2016. La mayoría de los epicentros se han ubicado en los alrededores del río San Juan y la presa “El Cuchillo”, en los municipios de Los Ramones, General Terán y China, región localizada sobre la Cuenca de Burgos, uno de los mayores yacimientos de gas a nivel global.

Aunque investigadores de la UANL, como el Dr. Juan Carlos Montalvo asocian este fenómeno a causas naturales, paralelamente hay otros especialistas de la misma Universidad, como el Dr. Juan Manuel Rodríguez, que lo atribuyen a la aplicación de un nuevo método de extracción de gas, denominado fracking o fractura hidráulica.

Esta última tesis es firmemente compartida por los habitantes del ejido “Las Enramadas”, en Los Ramones, quienes han visto la aparición de múltiples grietas en las paredes de sus casas. Citando a uno de sus habitantes: “Hubo una vez que hasta tres temblores… pero eran los petroleros que estaban ahí en un rancho que se llama La Peña. Dicen que aventaban las dinamitas pa’bajo y se sentía un retumbido y luego de rato llegaba aquí… la cama hacía así mire…, los sillones, todo se movía”

La técnica del fracking consiste en la extracción de gas o petróleo de zonas que antes, por motivos tecnológicos, no se podían alcanzar. Las perforaciones pueden llegar a más de 4 kilómetros de profundidad y pueden ser multidireccionales. Una vez alcanzada la capa de rocas denominada “lutitas”, se fractura con grandes cantidades de un coctel conformado por agua (97%), arena (3%) y químicos (1%), para así liberar el recurso.

Este método ha sido aplicado de forma masiva en EU especialmente a partir del 2010, derivando en un notable repunte de la producción de energéticos y una consecuente reducción en los precios de la energía eléctrica y las gasolinas automotrices. Sin embargo, las afectaciones ambientales han sido evidentes en las zonas aledañas a los pozos de extracción. Por ejemplo, en el estado de Texas se ha reportado la contaminación de ciertos cuerpos de agua e incluso la actividad sísmica se ha incrementado significativamente. Asimismo, son frecuentes las quejas de los vecinos que habitan justo a unos metros de los pozos debido al ruido, el tráfico y la contaminación del aire.

Según estimaciones a partir de la actividad en EU, en promedio, un sólo pozo de fracking requiere 20 millones de litros. Cómparese esta cifra con los permisos anuales de uso de agua para empresas de Monterrey como Cervecería Cuauthémoc (198), Ternium (113) o Arca (57) y se dimensionará el enorme consumo de agua que requiere dicha actividad de extracción.

Frente a este problema, el pueblo texano de Denton, al noroeste de Dallas, organizó un referéndum en noviembre del 2014 para tratar de prohibir dicha actividad. Así fue como nació el movimiento Frack Free Denton. Con un 68% de la votación en contra del fracking las autoridades locales emitieron la prohibición. Sin embargo, tan solo unos meses después, en un indignante atropello a la democracia, el gobernador de Texas, Gregg Abbot invalidó éste y cualquier otro tipo de referéndum o consulta pública en relación a la actividad de la industria energética.

En palabras del profesor de la Universidad del Norte de Texas, Adam Briggle, “Oil and gas companies rule Texas” (“Las compañías de gas y petróleo gobiernan Texas”)

A partir de la reducción en los precios del gas y el petróleo a principios del 2015, las perforaciones se han detenido considerablemente, tanto en EU como en México; no obstante, estos indicadores han venido recuperándose en los últimos meses, lo que aunado a la construcción de nuevos gasoductos México-EU, anticipa el regreso del fracking en ambos lados de la frontera. Más aún, si consideramos que el nuevo gobierno en EU se encuentra estrechamente ligado a intereses económicos en la industria energética.

En México, como próxima señal del retorno de la fractura hidráulica, tenemos la licitación de campos de lutitas en Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, programada para finales de este 2017, dentro de la llamada Ronda 2, posibilitada por la Reforma Energética del 2013.

Si deseas conocer más a detalle el tema de la fracturación hidráulica en Nuevo León, checa el documental “Cuando la Tierra Cruje” en el canal de YouTube de La Cuestión de Monterrey o da click al video aquí abajo.

La Cuestión de Monterrey es un proyecto de breves documentales por internet sobre asuntos políticos, sociales y económicos de Nuevo León y la región norte del México.

Publicado originalmente en FANZINE HAYMARKET

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s